21 de junio de 2024
Neuquén AR

The Washington Post // Científicos advirtieron que el calor récord en los océanos es una muestra del cambio irreversible en el planeta

Los datos satelitales de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica han revelado que en vastas áreas del océano, las temperaturas superficiales sobrepasan los parámetros normales establecidos entre 1971 y 2000

El año pasado por estas fechas, los científicos observaban incrédulos cómo los océanos del mundo alcanzaban niveles récord de calentamiento y se preguntaban qué podría haberlo provocado. El aumento de la temperatura de la superficie del mar fue más espectacular que cualquier otro.

Los científicos exploraron un vínculo con El Niño, el patrón climático conocido por calentar el Océano Pacífico, y las posibles influencias del calentamiento por la disminución de la contaminación de las líneas marítimas y una gran erupción volcánica. Pero nada explicaba la afluencia de calor, que se mantuvo durante meses y propagó olas de calor por casi toda la superficie de los océanos.

Ahora, la racha de calor oceánico sin precedentes entra en su segundo año. Los científicos dicen que podría representar un cambio importante en los sistemas de la Tierra que no puede ser revertido en ninguna escala de tiempo humana.

Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, declaró a The Washington Post que lo que se ha observado hasta ahora en los océanos “no cuadra”, dijo. “Podría implicar que un planeta que se calienta ya está alterando fundamentalmente el funcionamiento del sistema climático, mucho antes de lo que los científicos habían previsto”, escribió en una columna en la revista Nature.

El calentamiento oceánico se ha extendido más allá de las áreas afectadas por El Niño. (Archivo)El calentamiento oceánico se ha extendido más allá de las áreas afectadas por El Niño. (Archivo)

La temperatura de los océanos se dispara

El calentamiento se ha extendido más allá de una franja del Pacífico influida por El Niño. En la mayor parte de la cuenca atlántica, por ejemplo, las temperaturas superficiales se han situado entre 1 y 2 grados Celsius por encima de la línea de referencia de 1971-2000. La anomalía es de 3 grados Celsius o más en algunas aguas frente a Sudáfrica, Japón y los Países Bajos, según los datos de los satélites de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica.

Las olas de calor oceánicas coinciden también con las condiciones más cálidas jamás observadas en la atmósfera. El año pasado, la temperatura media global del aire subió más de lo que el ser humano ha conocido nunca, quizá llevando al planeta a su punto más cálido en más de 100.000 años. Los climatólogos predicen que 2024 podría ser aún más cálido.

Pero ver un calentamiento tan drástico en todos los océanos de la Tierra es aún más alarmante, dado que se necesita mucha más energía para calentar el agua que el aire, dijo Celeste Saulo, secretaria general de la Organización Meteorológica Mundial. “La escala temporal de los océanos no es tan rápida como la de la atmósfera”, declaró Saulo en una conferencia de prensa. “Una vez que se establece un cambio, yo diría que es casi irreversible en escalas de tiempo que van de centenarias a milenarias”.

En su informe anual sobre el estado del clima, publicado el martes 19 de marzo, la organización afirma que muchos indicadores climáticos del año pasado “dieron un nuevo y ominoso significado a la frase ‘fuera de serie’”. Entre ellos, el deshielo sin precedentes de los glaciares, la pérdida de hielo marino en la Antártida y la subida del nivel del mar a medida que las olas de calor marinas se extienden por más del 90% de la superficie de los océanos en algún momento de 2023.

El Atlántico Norte oriental y el Caribe experimentan temperaturas sin precedentes, mientras que la Gran Barrera de Coral australiana combate un calor letal. (AP/Sam McNeil)El Atlántico Norte oriental y el Caribe experimentan temperaturas sin precedentes, mientras que la Gran Barrera de Coral australiana combate un calor letal. (AP/Sam McNeil)

El calor más excepcional afectó al Atlántico Norte oriental, el Golfo de México y el Caribe, el Pacífico Norte y amplias zonas del Océano Austral, según la OMM. Desde abril, las temperaturas medias mundiales de la superficie del mar han batido récords todos los meses, con récords en julio, agosto y septiembre “por un margen especialmente amplio”, según la organización.

Impactos profundos e imprevisibles

El calentamiento de los océanos ya está teniendo consecuencias devastadoras para los arrecifes de coral. Este mes, una parte de la Gran Barrera de Coral australiana, en su mayor parte virgen, se ha visto afectada por niveles de calor mortales, una repetición de la decoloración y mortalidad de los corales en torno a Florida el año pasado. Otros efectos tardarán más tiempo en detectarse.

Se teme que el calentamiento y el deshielo estén provocando el colapso de un sistema de corrientes clave del océano Atlántico, aunque se desconoce el punto de inflexión en el que podría producirse. Esto tendría enormes repercusiones en los ecosistemas submarinos y en los patrones meteorológicos. “Es probable que se produzcan impactos en cascada sobre la vida marina.”

En el Golfo de Maine, donde las aguas se han calentado mucho más deprisa que los océanos del mundo en general, los investigadores ya han observado que especies importantes como el bacalao y el arenque luchan por encontrar aguas frías dentro de su área geográfica normal.

El deshielo sin precedentes de glaciares y la pérdida de hielo marino en la Antártida marcan otro año ominoso para el clima global. (Bloomberg)El deshielo sin precedentes de glaciares y la pérdida de hielo marino en la Antártida marcan otro año ominoso para el clima global. (Bloomberg)

Según Katherine Mills, científica del Instituto de Investigación del Golfo de Maine, muchos peces crecen más deprisa a edades tempranas, pero luego se estabilizan en tamaños más pequeños, señal de que no obtienen suficiente alimento o de que el calor está estresando sus organismos.

Las temperaturas observadas en el último año son tan extremas en relación con las condiciones pasadas que cada vez resulta más difícil predecir con fiabilidad cuáles podrían ser las consecuencias, afirmó Mills. Los datos existentes sobre los cambios en los ecosistemas se están quedando obsoletos con demasiada rapidez, afirmó.

“En general, esperamos que, en el océano, haya variabilidad en las temperaturas”, dijo Mills. “Lo que esto ha hecho es enviar esa variabilidad a un rango que no habíamos encontrado antes”, dijo. “Creo que es una auténtica llamada de atención”, añadió.

No hay signos de enfriamiento

Los científicos no saben si el calentamiento extremo de los océanos remitirá ni cuándo lo hará. Hasta ahora, ninguna de sus teorías sobre las causas del calentamiento ha respondido a todas las preguntas.

La erupción del volcán submarino Hunga Tonga-Hunga Ha'apai cerca de la nación insular de Tonga en 2022 envió a la atmósfera grandes cantidades de vapor de agua, un gas de efecto invernadero que calienta el planeta. (Europa Press)La erupción del volcán submarino Hunga Tonga-Hunga Ha’apai cerca de la nación insular de Tonga en 2022 envió a la atmósfera grandes cantidades de vapor de agua, un gas de efecto invernadero que calienta el planeta. (Europa Press)

Es probable que parte del calentamiento esté relacionado con la disminución de la contaminación atmosférica provocada por los buques, que permite que llegue más luz solar a la superficie de los océanos y la erupción del volcán submarino Hunga Tonga-Hunga Ha’apai cerca de la nación insular de Tonga en 2022 envió a la atmósfera grandes cantidades de vapor de agua, un gas de efecto invernadero que calienta el planeta. Pero ninguno de estos factores explica el drástico aumento del calor oceánico.

Las temperaturas oceánicas aumentaron la primavera pasada al final de lo que habían sido tres años consecutivos de un patrón climático global de La Niña, que es lo contrario de El Niño y conocido por suprimir el calentamiento global. Según Boyin Huang, oceanógrafo de la NOAA especializado en el análisis de la temperatura oceánica, el cambio de La Niña a lo que se convirtió en un fenómeno históricamente fuerte de El Niño, conocido por elevar las temperaturas planetarias, podría explicar en gran medida el aumento del calor oceánico.

Así pues, es posible que las temperaturas oceánicas se moderen a finales de este año con la previsión de que vuelvan las condiciones de La Niña. Pero queda por ver si un cambio de El Niño a La Niña bastaría para contrarrestar significativamente el calentamiento o el poder de los gases de efecto invernadero. Esto podría quedar más claro a finales del verano, si las temperaturas oceánicas siguen batiendo récords, según Huang.

Si el calor récord persiste incluso en condiciones de La Niña, escribió Schmidt, “el mundo estará en territorio desconocido”, con mucha más incertidumbre sobre su clima futuro de lo que los científicos conocían hasta ahora.

(c) 2024 , The Washington Post (Por Scott Dance) (Foto La anomalía térmica en los océanos entra en su segundo año, sugiriendo cambios profundos en el sistema climático. (EFE/Instituto de Ciencias Básicas)

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
nieve bariloche aeropuerto
fiscalia goya
loan corrientes

Novedades

Últimas noticias

Timeline

21
junio
2024
21
junio
2024
21
junio
2024
21
junio
2024
21
junio
2024
21
junio
2024
21
junio
2024