17 de julio de 2024
Neuquén AR

Los desafíos políticos y económicos de Argentina

Hay razones para creer que tiene algo más de probabilidades de triunfar que de fracasar estrepitosamente.

Entre el 24 de febrero y el 2 de marzo viajé a Argentina para hablar con expertos gubernamentales, empresariales y académicos sobre la situación del país, incluyendo 27 interacciones en las que participaron unas 300 personas. Argentina se encuentra en un momento crucial, ya que su nuevo presidente, el libertario Javier Milei, trata de dar la vuelta al colapso económico del país mediante una serie de medidas de “terapia de choque”, al tiempo que lucha por gobernar con un partido minoritario sin experiencia política y aliados con incentivos a veces divergentes, frente a intereses creados para los que el éxito del proyecto de Milei es una amenaza existencial para sus privilegios y su futuro político.

Puede decirse que la situación económica heredada por Milei es mucho más grave que las que han hecho caer a gobiernos anteriores, desde Fernando de la Rúa (que dimitió) hasta Mauricio Mari (que no logró su reelección). No obstante, hay razones para creer que, gracias a sus políticas, la resonancia de su mensaje entre muchos argentinos y la idoneidad de las autoridades dentro del sistema altamente presidencialista de Argentina, tiene algo más de probabilidades de triunfar que de fracasar estrepitosamente.

Lo que está en juego para Argentina y su futuro político no podría ser mayor. El éxito de Milei no sólo traería consigo una afluencia de nuevos capitales y un giro económico sin precedentes, sino que también podría poner fin a casi 80 años de papel dominante del peronismo en la política argentina, y a su enfoque estatal de captura y reparto del botín de la economía argentina entre los sindicatos y otros grupos privilegiados. Alternativamente, el fracaso del proyecto de Milei probablemente traería la dinámica reforzada de la hiperinflación, crisis fiscales y financieras, la mayor expansión de la pobreza, con un ciclo reforzado de protestas rompiendo el orden público y cerrando la economía, sellando el destino del gobierno al cortar los ingresos que necesita para sobrevivir.

Argentina's President Javier Milei speaks during the opening session of the 142nd legislative term, at the National Congress, in Buenos Aires, Argentina, March 1, 2024. REUTERS/Agustin MarcarianArgentina’s President Javier Milei speaks during the opening session of the 142nd legislative term, at the National Congress, in Buenos Aires, Argentina, March 1, 2024. REUTERS/Agustin Marcarian

Una parte significativa de las personas con las que hablé en Buenos Aires compartieron conmigo una conclusión similar: para Milei, los próximos tres meses serán críticos, a partir de la nueva sesión de la legislatura bicameral argentina que comenzó el 1 de marzo.

Más allá de Argentina, la postura fuertemente pro estadounidense y de gobierno limitado de Milei hace que el desenlace de la crisis argentina sea significativo no sólo para el país, sino también para sus vecinos, para Estados Unidos y para los principios de desarrollo basados en el mercado y no en el liderazgo gubernamental, en toda la región.

El discurso del presidente Milei ante el nuevo Parlamento argentino el 1 de marzo de 2024, celebrado en horario de máxima audiencia, en lugar del tradicional de las 11 de la mañana, reflejó las líneas de batalla que ha trazado en su campaña para transformar Argentina, con los sindicatos, los burócratas y otros intereses arraigados claramente señalados como el enemigo. El poder del mensaje antiestablishment de Milei y su resonancia en muchos sectores del país aprovechan la profunda alienación que los argentinos han llegado a sentir hacia todo su sistema político. El riesgo a largo plazo, sin embargo, es que la cruzada apasionadamente nihilista de Milei para derribar las defectuosas instituciones gubernamentales argentinas, apoyándose en gran medida en el poder de los decretos allí donde su coalición legislativa se queda corta, aproveche y acentúe la fe de los argentinos en su persona, una cualidad que podría fomentar los excesos o, alternativamente, evaporarse si el pueblo pierde la fe en su emblemático líder.

El gobierno de Milei afronta la decisiva lucha actual con importantes vulnerabilidades, entre las que se incluyen un reducido grupo de líderes de confianza, muchos de ellos nuevos en la política, para navegar por la Legislatura, la economía, la seguridad y otras burocracias del país, complementadas por la profundidad de la propia crisis, que juega a favor de quienes desean explotar el dolor económico que la crisis causa a los argentinos para derrocar al gobierno. A pesar de estas vulnerabilidades, en mis conversaciones con altos funcionarios del gobierno argentino, empresarios y académicos, encontré constantemente pruebas alentadoras de una transformación en curso de las actitudes de la gente, combinada con una determinación y coherencia en el equipo de Milei, que dan a su administración una posibilidad realista de éxito.

Foto de archivo. Un vendedor lleva un saco de ajo en el Mercado Central, el mercado mayorista más grande de la ciudad, que recibe productos de todo el país, mientras los argentinos enfrentan una carrera diaria por ofertas mientras la inflación afecta los bolsillos de los ciudadanos, en las afueras de Buenos Aires, Argentina. 12 de septiembre de 2023. REUTERS/Matías Baglietto

Foto de archivo. Un vendedor lleva un saco de ajo en el Mercado Central, el mercado mayorista más grande de la ciudad, que recibe productos de todo el país, mientras los argentinos enfrentan una carrera diaria por ofertas mientras la inflación afecta los bolsillos de los ciudadanos, en las afueras de Buenos Aires, Argentina. 12 de septiembre de 2023. REUTERS/Matías Baglietto

La diferencia, entre la gente, es un deseo de cambio profundamente arraigado, unido a la resonancia del mensaje de Milei sobre quién tiene la “culpa” de la crisis del país, y por qué el sacrificio ahora promete traer un cambio que merezca la pena. Encontré pruebas de la apertura de los argentinos a los argumentos de Milei de que el comportamiento de siempre de los sindicatos y otras élites afiliadas a la izquierda peronista (la “casta”), animando a sus seguidores a movilizarse en las calles para exigir beneficios para grupos selectivos y sus líderes, sólo empobrece aún más al país en lugar de producir valor. Ese cambio sutil pero crítico en las actitudes parece estar limitando la simpatía de la respuesta de la persona promedio a las numerosas protestas afiliadas al peronismo que han ocurrido en las últimas semanas, por todo, desde la inflación y la pobreza, que saltó al 57% en 2024, a la eliminación de organizaciones gubernamentales y empleos asociados, a la reorientación de quién recibe financiación para los comedores comunitarios de la nación, a las acciones de los trabajadores ferroviarios y de aerolíneas, sólo por nombrar algunos. El comienzo de marzo es un período particularmente crítico, porque es el mes en que las familias tienen que pagar las primeras cuotas de las escuelas privadas de sus hijos, y cuando se produce el aumento de los precios de los servicios públicos, el transporte público y otros artículos, debido al fin de los subsidios, lo que hace que las familias sientan agudamente la mayor dificultad para llegar a fin de mes. Como dijo un colega argentino, “lo único que Milei debe evitar es que la gente pase hambre”.

La simpatía de los argentinos por las causas de los huelguistas se ve cada vez más eclipsada por su impacto negativo en su propia capacidad para ir a trabajar y ganarse la vida. Anecdóticamente, el mensaje de Milei de que tales esfuerzos protegen los privilegios de grupos individuales, en lugar de producir un valor que genere oportunidades para todos, también ha ganado adeptos entre las personas con las que hablé, desde académicos a amigos de la clase trabajadora, trabajadores de hoteles y taxistas.

Javier Milei, Mauricio Macri y Patricia BullrichJavier Milei, Mauricio Macri y Patricia Bullrich

El estilo de la retórica de Milei, incluido su tono agresivo y sus expresiones a veces vulgares, ha calado mejor en unos que en otros. No obstante, su sinceridad y franqueza contrastan favorablemente para muchos con el discurso cortés pero interesado al que los argentinos tienen acostumbrados a sus políticos. La postura intransigente de Milei también refuerza la confianza de los argentinos en él, ya que algunos creen que la caída del último reformista de centro-derecha de Argentina, Mauricio Macri, estuvo relacionada, en parte, con su indecisión a la hora de actuar de forma más agresiva contra el arraigado sistema. Milei, como luchador franco e intransigente -un “macho alfa”, en palabras de un alto colega- inspira cierta confianza y esperanza en los argentinos, cuyos gustos políticos y carácter nacional están teñidos por una fuerte, aunque no siempre visible, corriente de romanticismo.

A pesar de las razones para el optimismo, las personas con las que hablé también subrayaron, casi universalmente, que el plazo de que dispone Milei para mostrar resultados es limitado. El sentimiento predominante era que Milei tiene hasta aproximadamente mayo para estabilizar las cuentas financieras y los balances fiscales, reducir la inflación por debajo del 10% y mostrar suficientes signos de crecimiento económico para dar a la gente una esperanza razonable de que, aunque las cosas estén lejos de ir bien, el país está en un camino que está mejorando las cosas, lo que justifica que sigan soportando dificultades significativas. Con la ayuda del capaz ministro de Economía, Luis Caputo, los recortes de gasto de Milei ya produjeron un superávit presupuestario sin precedentes en enero, la inflación se ha ralentizado del 40% a menos del 14% mensual y el país ha empezado a acumular reservas. Además, se espera que la cosecha argentina de 2024 sea mucho mejor que la desastrosa cosecha que siguió a la sequía récord de 2023. Los ingresos en divisas de esa cosecha también se verán elevados por los altos precios internacionales, gracias en parte a las producciones más limitadas del vecino Brasil, principal productor agrícola. Así pues, las señales preliminares de mejora que necesita Milei parecen factibles si puede mantener bajo control la fuga de capitales, las protestas paralizantes y las deserciones en el Congreso.

En la gestión del desafío de los manifestantes que pretenden presionar al Gobierno impidiendo el funcionamiento de la economía, Milei cuenta con el apoyo de la experimentada ministra de Seguridad Nacional, Patricia Bullrich, que también ocupó el cargo durante el anterior gobierno de centro-derecha de Mauricio Macri. Milei y Bullrich han tratado de distinguir las legítimas expresiones pacíficas de protesta de las que tienen por objeto extorsionar al Gobierno mediante la violencia o perjudicar la actividad económica. Para ello, el gobierno ha exigido a los manifestantes que obtengan permisos y ha recurrido a decretos ejecutivos que penalizan a los manifestantes que utilicen máscaras y arrojen piedras, “acampen” para ocupar espacios públicos o bloqueen las principales rutas de transporte, como ha ocurrido con frecuencia en el pasado. Aunque algunos cuestionaron que el gobierno “reprima” las protestas de esta manera, y los riesgos para la imagen del gobierno, si la respuesta a las protestas se torna violenta, la mayoría de los consultados para este trabajo evaluaron que el gobierno efectivamente tiene las capacidades y autoridades necesarias para manejar la situación. Señalaron además que la sólida posición del gobierno en el distrito capitalino de Buenos Aires, se ve reforzada por la alineación política de su alcalde Jorge Macri, con la coalición gobernante, lo que dispone a la policía local a trabajar con, y no contra, las autoridades federales en la respuesta a las protestas.

Demonstrators protest outside the National Congress as Argentina's President Javier Milei attends the opening session of the 142nd legislative term, in Buenos Aires, Argentina, March 1, 2024. REUTERS/Mariana NedelcuDemonstrators protest outside the National Congress as Argentina’s President Javier Milei attends the opening session of the 142nd legislative term, in Buenos Aires, Argentina, March 1, 2024. REUTERS/Mariana Nedelcu

Hasta el momento, el gobierno ha logrado gestionar las numerosas protestas sin incidentes significativos, aunque algunos consultados para este trabajo se preocuparon por el aumento del riesgo que supone gestionar las protestas a gran escala que se producen más allá del distrito del Capitolio, en el “cono urbano” más amplio, cuyo responsable político, el peronista de izquierdas Alex Kicillof, opositor a Milei, podría simpatizar más con la agenda de los manifestantes que con la labor de las fuerzas de seguridad para mantenerlos dentro de los límites legales establecidos.

La labor de Milei también se ve dificultada por la naturaleza federal del sistema político argentino, en el que ninguno de los gobernadores de las 23 provincias argentinas es miembro de su partido, La Libertad Avanza, y todos han sufrido en mayor o menor medida su drástico recorte de las transferencias del gobierno central a las provincias. Durante mi visita, el gobernador de Chubut, Ignacio Torres, se enzarzó en una agria disputa con Milei por la deducción por parte del gobierno de los fondos destinados a renegociar los préstamos concedidos en el pasado a la provincia, de los pagos de las transferencias actuales, una medida legalmente fundamentada pero políticamente provocadora, que llevó al gobernador a amenazar con retener la entrega del petróleo de Chubut, y a otros gobernadores cuyos fondos también están siendo recortados, a manifestarse en solidaridad. A pesar del drama político generado por tales amenazas, los expertos con los que consulté coincidieron en general en que Chubut no tiene autoridad legal para retener su petróleo, puesto que ya se ha comprometido contractualmente con las empresas privadas que lo extraen, aunque algunos señalaron que futuras rebeliones de provincias clave como Córdoba, Santa Fe o la provincia de Buenos Aires para retener fondos en el futuro podrían ser más problemáticas. Reconociendo la importancia de trabajar con los dirigentes provinciales siempre que sea posible, en el discurso de Milei ante el nuevo Congreso propuso colaborar con ellos en un nuevo “pacto social” de 10 puntos.

La capacidad de Milei para gestionar la dimensión económica, entre otras, del desafío económico de Argentina, se ve afectada por su dificultad para aprobar leyes. Su partido, La Libertad Avanza, sólo tiene 7 de los 72 escaños del Senado argentino y 40 de los 257 de la Cámara de Diputados, lo que le obliga a depender del apoyo de un variado grupo de partidos de centro-derecha para gobernar, incluidos los afiliados al ex presidente Mauricio Macri y a la actual ministra de Seguridad Nacional, Patricia Bullrich (la principal rival de Milei por el centro-derecha en la primera vuelta de las elecciones presidenciales argentinas de octubre de 2023). Aunque los partidos aliados han apoyado en general a Milei, y el destino de la coalición de centro-derecha Macri/Bullrich Juntos por el Cambio está ahora ligado al destino de Milei, el impacto de las reformas de Milei ejerce presiones únicas sobre cada uno, particularmente en el Senado, cuyos miembros dependen políticamente del gobernador de sus provincias más que en Estados Unidos, un problema cada vez más relevante a medida que Milei ha recortado los fondos federales a las provincias.

El pequeño tamaño y la novedad política de la bancada de La Libertad Avanza de Milei en el Congreso argentino, y su dependencia de otros, se convirtieron en un lastre particular en su intento, en la sesión legislativa de febrero de 2024, de aprobar un amplio paquete “ómnibus” que afectaba a la economía, las autoridades gubernamentales y una serie de otros asuntos. El paquete, que fue aprobado en la votación preliminar, se vino abajo cuando fue sometido posteriormente a una revisión “línea por línea” para finalizar su aprobación, y en la que los partidarios empezaron a cuestionar disposiciones individuales, lo que llevó a sus patrocinadores a retirarlo por completo de la consideración, anulando todas las partes que habían sido aceptadas previamente. Las personas consultadas para este trabajo sostuvieron que el contenido algo apresurado y a veces técnicamente incoherente del proyecto de ley Ómnibus, y la capacidad de la oposición para “emboscar” a Milei a través de los procedimientos parlamentarios durante la revisión secundaria de la legislación, ilustra los tipos de vulnerabilidades que pueden poner en peligro la agenda de Milei, a pesar de su determinación y capacidad para inspirar a los argentinos, y a pesar del significativo cambio de actitudes en el país observado anteriormente.

A pesar de las dificultades legislativas, la capacidad de Milei para gobernar se ve favorecida por las disposiciones del sistema fuertemente presidencialista de Argentina, utilizado con regularidad por los predecesores de Milei, que permite al ejecutivo legislar por decreto, en asuntos declarados de gran urgencia, en prácticamente todas las áreas excepto en los cambios en las leyes penales, electorales y fiscales. La autoridad en cuestión se materializa a través de un “Decreto de Necesidad y Urgencia” (DNU) presidencial, requiere el apoyo de una sola cámara del Congreso para convertirse en ley, pero requiere el voto de ambas Cámaras del Congreso para deshacerse, una vez que una Comisión del Congreso, especialmente formulada al efecto, puede revisar la ley a posteriori y votarla. Milei utilizó el DNU para aplicar su primer paquete de cambios legislativos radicales en diciembre de 2023, poco después de asumir el cargo, y se espera que lo utilice para futuras acciones que destacó en su discurso de marzo de 2024 ante el Congreso.

Aunque esa gestión por decreto no es óptima desde la perspectiva de futuras inversiones en Argentina, porque los posibles inversores entienden que los decretos son más fáciles de revertir que la legislación, la mayoría de los consultados para este trabajo creían que el uso del DNU por parte de Milei podía, a corto plazo, darle la autoridad adecuada para recortar gastos y tomar otras medidas necesarias para gobernar.

Si bien el panorama general de la gestión de Milei de la crisis argentina parece alentadoramente positivo, mis conversaciones con colegas y expertos argentinos desenterraron numerosos indicadores de potenciales problemas futuros. Las personas consultadas para este trabajo señalaron con regularidad que Milei se centraba en los asuntos económicos, delegando la mayoría de las demás cuestiones en confidentes, bien de su propio y reducido círculo íntimo, bien de movimientos políticos aliados. El jefe de gabinete de Milei, Nicolás Posse, fue mencionado por muchos como alguien que ocupaba un papel especialmente importante, llegando incluso a recibir el informe de inteligencia de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) de Argentina que tradicionalmente se entregaba directamente al Presidente, y viajando al extranjero para reunirse con altos dirigentes del sector de seguridad extranjero en representación del gobierno.

Gran parte del reducido círculo íntimo de Milei procede del Grupo América del empresario argentino Eduardo Eurnekian, para quien Milei trabajó anteriormente. Además del jefe de Gabinete, Posse, entre ellos se encuentran el ministro del Interior, Guillermo Francos, el jefe de la AFI, Silvestre Sívori, y el secretario de Estrategia Nacional del Gabinete, Jorge Antelo.

El titular del Ministerio de Defensa de Argentina y ex compañero de fórmula de Bullrich para la Vicepresidencia, Luis Petri, aunque respetado por su capacidad y su simbólica muestra de apoyo a las fuerzas armadas argentinas, marginadas durante mucho tiempo, se ve perjudicado por la misma falta de dinero a la que se enfrenta el resto del gobierno. El aumento de sueldo prometido desde hace tiempo a una institución que no sólo tiene bajos salarios, sino también dificultades para comprar uniformes y proporcionar una alimentación adecuada y cobertura sanitaria a sus soldados, tuvo que posponerse debido a la crisis fiscal nacional. No está claro si la crisis presupuestaria obligará también a posponer la compra de equipos necesarios, incluida la adquisición de F-16 a Dinamarca, y la sustitución de los helicópteros argentinos UH-1 Huey, que se acercan al final de su ya prolongada vida útil.

Me fui de Argentina sinceramente conmovido por lo que supe del proyecto de Milei, sus retos y la respuesta del pueblo argentino, pero también consciente de los riesgos a los que se enfrenta. Parte del atractivo de Milei radica en que, en el momento de crisis que vive Argentina, Milei se ha convertido en una figura trascendental, casi homérica, que parte en una búsqueda contra los intereses arraigados, por la libertad individual y el gobierno limitado como lucha para empoderar a la persona común. Había algo refrescantemente sincero en la oratoria de Milei, así como en su alegre abrazo a su vicepresidenta Victoria Villarruel, captado por las cámaras momentos antes de su discurso.

El discurso de Milei en el Congreso, al igual que su discurso en Davos, me retrotrajo a las fuentes de inspiración política de mi propia juventud, personas como Ronald Reagan, Milton Friedman y Ayn Rand, cuyas ideas sobre el empoderamiento del individuo, por encima del gobierno, pueden encontrarse en el discurso de Milei… ideas vitales, pero que hace tiempo que han perdido tracción en el laberinto de problemas e intrigas políticas latinoamericanas.

Para Argentina, Hollywood no podría haber elaborado un guión mejor o más inverosímil: Javier Milei, el defensor de los derechos del hombre común frente a un sistema corrupto atrincherado, se lanza a la batalla contra pronósticos inverosímiles, con una hermana leal y cinco perros clonados a su lado. Milei necesitará todos los vientos de cola de la buena fortuna en su búsqueda, así como el apoyo de principios de Estados Unidos. Les deseo lo mejor a él y a su equipo.

Fuente Infobae (Por Evan Ellis) (Foto de archivo del presidente de Argentina, Javier Milei. EFE/ABIR SULTAN)

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
caputo
cgt y gobierno
diputados oposicion

Novedades

Últimas noticias

Timeline

17
julio
2024
17
julio
2024
17
julio
2024
17
julio
2024
17
julio
2024
17
julio
2024
17
julio
2024